¿Sabías que la aplicación de productos fitosanitarios conlleva riesgos tanto para la fauna silvestre, los insectos polinizadores, los animales de pasto así como para el aire, el suelo y el agua? Aquí te lo contamos todo…. En este blog os hablaremos de la importancia de proteger a las abejas de fitosanitarios y de la responsabilidad que conlleva utilizar estos productos.

La temida plaga

Al hacer uso de los productos fitosanitarios hay que pensar en su repercusión en el ámbito de parques y jardines. Estos espacios más bien pequeños pero de gran diversidad de especies son blanco de los organismo nocivos.

Uno de los aspectos más importantes de estos espacios tan frecuentados es su función estética. Por ello deberemos cuidar el aspecto visual de parques y jardines con la prevención y lucha contra las plagas y enfermedades del jardín. Los productos que se pueden utilizar son pocos ya que comportan un riesgo para las personas, animales domésticos e incluso peces de los estanques.

Lee hasta la letra más pequeña

Te recomendamos que te fijes bien en las etiquetas de los productos fitosanitarios puesto que llevan indicados los riesgos para la fauna terrestre y acuática. Algunos no comportan riesgo alguno para la fauna mientras que otros entran en la categoría de muy peligrosos para la fauna.

En Cataluña es necesaria la autorización previa del Servicio de Sanidad Vegetal del Departamento de Agricultura, Alimentación y Acción Rural. Por eso, si vas a usar productos fitosanitarios te recomendamos que te informes bien del proceso a seguir.

Hay que destacar el riesgo para las abejas cuando se usan productos fitosanitarios. Existe una Orden Ministerial del 2004 que recoge la importancia de estos insectos como agentes polinizadores cuya actividad de producción de miel no puede verse afectada.

Que no se lo lleve el viento

Cuando se realiza la aplicación de un producto fitosanitario, sólo una pequeña parte de este entra en contacto con los organismos nocivos de las plantas cultivadas, el resto del producto, es transportado por el viento, o entra en contacto con agua de lluvia, de riego, etc., Si se queda en el suelo, aire o agua, supone un riesgo importante de contaminación para el medioambiente que habrá que tener en cuenta.