Hoy en día iluminar el jardín o terraza es la herramienta más importante a considerar en arquitectura y diseño. Es fuente de iluminación, inspiración y sentido. La creciente popularidad del paisajismo nos permite cada vez más, dar tanta atención a los espacios exteriores como a los interiores. Con tanto planteamiento y diseño es esencial iluminar el espacio para asegurarse que podrá ser admirado y disfrutado no solo de día, sino también de noche. Para eso sólo necesitas unas pocas ideas para iluminar el jardín de la mejor manera.

Luces de uso

En primer lugar, debes identificar bien las diferentes zonas que quieres iluminar dependiendo del uso que vayan a tener y en función de ello jugarás con las luces iluminando de forma diferente para separar bien los espacios.

Las escaleras delante de las entradas de la casas son más seguras cuando hay luces que resaltan los escalones y los bordes. La opción más adecuada son luces sin deslumbramiento instaladas a baja altura, porque de lo contrario la propia luz se convierte en fuente de peligro. También puedes poner sensores de movimiento que reducen el consumo y aumentan la seguridad de la entrada de intrusos.

Los senderos de tu jardín son el lugar ideal para colocar balizas con luces LED. Esta luz de contorno ayuda a orientar el usuario. El resultado es estéticamente muy elegante y si no tienes preinstalación eléctrica, puedes colocar balizas de alimentación solar,  éstas se cargan durante el día y se encienden automáticamente por la noche.

Luces decorativas

Muchas técnicas de iluminación de exteriores provienen del teatro, que busca crear atmósfera, componiendo fondos para los artistas o reafirmando el carácter de alguno de estos en especial, alterando la percepción del tiempo y/o estaciones.

Por ejemplo para la iluminación de elementos como arboles, piedras o esculturas es interesante iluminar desde abajo. Produce luz o resplandor en el jardín. Como no es una forma natural de iluminar produce un efecto ligeramente artificial que requiere cierta atención o también la iluminación cruzada: para iluminar determinado objeto desde dos puntos distintos y que se vea con mayor riqueza de detalles (normalmente con focos amplios y difusos).

Si lo que queremos es un efecto textura, ideal para iluminar superficies, una pared de piedra, estructuras. Para eso utilizaremos luz de fondo, una luz alejada del objeto a iluminar pero apuntando hacia él. Esta luz añade un “telón” al jardín, iluminando un fondo o parte de este y son efectivos para verse desde dentro de casa.

Para hacer el jardín parecer más grande de lo que es utilizamos la iluminación de perspectiva. Se consigue este efecto iluminando débilmente el sitio de donde se ve el jardín.