Después de unos días de intensas lluvias podemos tener un problema importante en nuestro jardín, que no es otro que tener el césped completamente encharcado, lo que requerirá de rápidas soluciones para recuperarlo o lo único que conseguiremos será que el césped del jardín se pudra por completo.

Cortar el césped a menudo y mantener su altura ideal es importante para que, cuando se produzcan lluvias, no se encharque con tanta facilidad.

El gran problema es que resulta muy difícil recuperar un césped encharcado, por eso es importante prevenir este problema antes de que tengamos que solucionarlo. Que el suelo sea el adecuado, que cuente con el compost correcto y que los sistemas de drenaje sean los idóneos, nos librará de más de un disgusto con el césped de nuestro jardín.

Si vemos que el césped está excesivamente deteriorado y es complicado recuperarlo, no nos quedará más remedio que esperar a la siguiente temporada para volver a plantarlo.

Si finalmente no queda otro remedio que este, habrá que ver si el terreno tiene la suficiente capacidad para drenarse. Si la tierra es de tipo arcilloso, tendremos que mezclarla con arena para evitar que el agua se estanque. También debemos aplicar un sustrato específico para césped y abrir algunos orificios en la tierra para que pueda ventilarse y el aire llegue hasta la raíz. Estos agujeros habrá que rellenarlos con arena.

La meta siempre será poder disfrutar de nuestro jardín en todo su esplendor, y si tenemos una superficie de césped natural, sabemos que ese será el punto crítico para que el conjunto luzca en todo su esplendor.