Uno de los momentos más especiales durante el buen tiempo es disfrutar de nuestro jardín con el encanto de la noche. Por ello es vital tener este aspecto en cuenta a la hora de diseñarlo, eligiendo cuidadosamente las especies que colocaremos y que pueden aportar un extra de aroma y frescor nocturno. Y sin duda, también es básico elegir adecuadamente la iluminación artificial para darle un toque atractivo y acogedor.

La iluminación tiene dos funciones diferenciadas: una claramente práctica y otra de carácter ambiental o inspirador. Siguiendo este principio básico y la disposición de nuestro jardín, tenemos que estudiar dónde colocar los puntos de luz y decidir qué tipo de iluminación tendrán.

A continuación haremos una pequeña descripción sobre 3 tipos básicos que pueden representar prácticamente a todos los puntos de luz.

Iluminación práctica o general

Cuando se trata de un jardín en el que no hemos proyectado rincones íntimos, podemos decidirnos por luces que permitan cubrir espacios amplios.

Existe una gran cantidad de tipos, desde focos que definen más el haz de luz hasta lámparas o reflectores que lo harán de una manera más difusa.

También debemos tener en cuenta la temperatura de color, un aspecto que nos podrá dar distintos efectos y sensaciones.

Iluminación de ambiente

Se trata de una luz más delicada, sin tanta intensidad y en lugares concretos, donde queremos crear rincones acogedores o resaltar una parte concreta del jardín.

Las podemos encontrar de todo tipo de intensidades, colores y formas. El objetivo no es tanto iluminar, sino dotar de cierta magia a nuestro espacio natural, crear ambientes donde poder relajarnos y también realzar las partes más atractivas del jardín.

 

Iluminación escénica o de acento

Este tipo de luz es la adecuada para realzar espacios puntuales. Podemos conseguir muchos efectos intercalando estos puntos de luz entre los elementos de nuestro jardín.

paisajistas-barcelona

A veces los mismos puntos de luz pueden ser un elemento protagonista en sí, adquiriendo un aspecto escultórico y dando carácter al espacio. Existen infinidad de diseños, tradicionales y vanguardistas, para los que quieren dar un toque elegante o para los que desean un aire moderno y arriesgado.

Luces diferentes para distintos momentos, distintos espacios, distintas sensaciones. Todas ellas igual de importantes y de necesarias para convertir un jardín en un pequeño edén personal, protagonista en nuestras noches de verano.