Aunque el frío se haya instalado en nuestra rutina, aún tenemos oportunidad de disfrutar de un momento de relax en nuestro jardín. Con una chimenea exterior podemos conseguir el lugar cálido necesario para continuar disfrutando de nuestro patio o terraza.

Podemos realizar chimeneas de obra aprovechando la reforma del jardín, incorporándola al nuevo diseño. En este caso debemos tener en cuenta que este elemento debe integrarse con el resto de partes, conviviendo con armonía con muebles de exterior y diseños vegetales.

Las chimeneas modernas son una demanda en alza durante todo el año, pero sobre todo en otoño. Siguiendo con la tendencia de automatización del hogar, las chimeneas de hoy en día ofrecen avanzadas capacidades tecnológicas, con la posibilidad de programar el encendido o apagado, o controlarlas desde el interior o desde un el móvil.

Está claro que construir una chimenea de obra en el exterior es un proyecto de envergadura. Además de salvar los escollos técnicos, la obra requiere una buena terminación estética en un entorno amplio, pero ¡son una delicia!

Además, existen hoy en día muchas opciones de chimeneas que no requieren obra, y que en algunos casos son portátiles.

Hacemos referencia a chimeneas de diseño que no precisan obra ni instalación, por lo que si estás pensando en decorar tu terraza o te encuentras en plena reforma del jardín, ¡no olvides guardar un sitio para tu chimenea de exterior! Las chimeneas de exterior son bellas piezas de diferentes materiales y con diferentes formas de funcionar. Por ejemplo, las más comunes son de acero inoxidable, un material muy resistente a los cambios de temperatura y al agua, por lo que es ideal para dejar la chimenea el resto del año en la terraza, el porche o el jardín.

En cuanto a tipos, las más comunes son las chimeneas de exterior de leña, de gas o de bioetanol. Y los modelos son de lo mas variado: independientes, suspendidos, de pared, anclado al suelo, rectangulares, redondos, con pantalla protectora o sin… Un sin fin de posibilidades para sentir la cálida atracción del fuego.