Menú

Categoria: Inspiración

Ambientes Inspiración Terrazas

CONVIERTE TU BALCÓN EN UN JARDÍN

Si vives en un piso y sólo dispones de un balcón como espacio exterior no significa que tu casa no pueda tener un lugar de relax donde poder sentarte a leer un libro al sol rodeado de un coqueto jardín. Poder salir fuera y tomar el aire hace que nos sintamos libres y mejora el atractivo de nuestra casa.

diseño-jardin-barcelona

Tener un pequeño espacio al aire libre no significa que tengas que renunciar a disfrutar de tu propio espacio verde. Muchas veces las soluciones de viviendas en bloques o apartamentos dejan de lado las posibilidades que ofrece un balcón o terraza, por muy pequeñas que sean. Simplemente hay que tener en cuenta algunos puntos y tener la decisión de transformar el balcón en tu particular jardín del edén.

Estudia tu balcón y diseña con detalle cómo será el jardín

En un primer momento pensarás que esto es más difícil de lo que parece, creerás que no hay solución, pero lo primordial será comenzar desde el principio. Despeja tu balcón por completo y comprueba el estado del mismo, especialmente del pavimento y la barandilla. Lo más idóneo será consultar con un experto y repasar las especificaciones de tu vivienda.

Una vez lo veas vacío será más fácil que tu imaginación eche a volar y sueñe con ese jardín que siempre quisiste tener. Coge papel, lápiz y haz un pequeño boceto de lo que quieres hacer. Así tendrás claro qué hay que hacer y cómo organizar el trabajo.

Tu balcón es una extensión de tu casa

paisajismo-barcelona-girona

Diseña tu balcón teniendo en cuenta la decoración de la estancia a la que se une. Este espacio libre será una ampliación de este espacio de la casa y será muy interesante tratarlo como una prolongación del mismo, especialmente si se trata de un balcón pequeño. En la época de buen tiempo podremos tener las puertas abiertas y funcionar todo en conjunto, como si se tratara de una gran terraza.

Colocar plantas a distintos niveles

diseño-jardines-barcelona-girona

Hay infinidad de soluciones en jardinería para cubrir todo tipo de espacios. No hay nada mejor para dar vida a tu balcón que las plantas, de distintos tipos y situadas cuidadosamente para aprovechar cada centímetro, creando conjuntos atractivos. Dependiendo de las características del balcón podremos colocar macetas apoyadas, colgadas en ganchos, ubicar estanterías o colocar una estructura para un jardín vertical. Para los meses más fríos del año también existen pequeños invernaderos que puedes colgar en la pared y no dejar de lado el estilo y encanto de tu terracita. En la combinación de todas las soluciones reside el éxito de nuestro pequeño paraíso.

Combinar plantas perennes y de temporada

Diseña tu jardín de modo que la base del mismo esté formado por plantas anuales, que nos asegurarán tener verdor y a lo largo de todo el año. Además, muchas de estas plantas van cambiando con las estaciones, por lo que tu balcón rebosará vida. Piensa en especies que resistan bien las inclemencias del tiempo, como el ficus, el madroño o el aloe vera. Si quieres que al salir al balcón tu primera bocanada de aire te transporte al campo, no te olvides de colocar plantas aromáticas, hay una gran variedad y son muy resistentes. También puedes pensar en colocar un pequeño árbol, que con pequeños cuidados siempre podrá estar a tono con el pequeño balcón.

Combina estas partes de base con otras destinadas a plantas de temporada que nos aportarán colores vivos y dinamismo. Ten en cuenta los colores de las floraciones. Conseguir un espacio armonioso no debe mezclar más de tres colores, teniendo en cuenta también los complementos de decoración. Las macetas y jardineras deben ser de colores neutros.

Aprovechar las paredes

jardin-vertical-barcelona

Si logramos cubrir las superficies verticales del balcón conseguiremos un efecto natural que nos cautivará. Podemos hacerlo a través de una celosía sobre la que puede crecer una planta trepadora, colocar una estructura a distintos niveles sobre los que colocar las macetas o, para los más sofisticados, instalar un jardín vertical.

Muebles de exterior

Si tenemos en cuenta cada centímetro del balcón habrá espacio para todo. Sólo necesitamos encontrar la solución adecuada. ¿Por qué renunciar a una cena romántica al aire libre o a leer un libro mientras te tomas un café en tu balconcito? Hoy en día el diseño crea soluciones para todas las medidas y seguro que encontramos una perfecta para nosotros. Hay muebles de dimensiones reducidas pero cómodos y ligeros, que podremos colocar y mover con facilidad. También existen soluciones plegables, apilables o con alas abatibles para optimizar al máximo el espacio. Simplemente tenemos que decidir qué opción se ajusta a nuestro espacio y cuidar al máximo el estilo, para mantener una línea decorativa clara, sin olvidar que estos muebles han de estar preparados para las inclemencias del exterior.

Ya tienes todas las claves para crear tu espacio mágico de la casa. Unos pocos metros cuadrados que darán mucho de sí al lado de una pequeña cena o un libro interesante. Y si quieres un diseño único no dudes en ponerte en cuenta con nuestro equipo de paisajistas.

Inspiración Jardines

¿Cómo crear un Jardín minimalista?

Un jardín de líneas minimalistas es sinónimo de elegancia. Aunque muchos piensan que pueden ser aburridos o faltos de vida, nada más alejado de la realidad. Estos jardines se crean con diseños organizados, siguiendo unas líneas que aportan limpieza, serenidad y con un cuidado de la estética extremo. Como la célebre frase de Mies Van Der Rohe, “menos es más”.

En paisajismo cada tendencia históricamente se ha relacionado con un estilo de espacio concreto. El jardín minimalista está estrechamente relacionado con espacios públicos y otros de carácter exclusivo, como conjuntos empresariales, hoteles o lujosas casas de diseño. Pero este estilo es adaptable a cualquier espacio y podemos aprovechar todas sus grandes cualidades para realzar nuestra casa o empresa. Simplemente debemos tener claras las 10 ideas que definen a estos jardines.

1. Estudia el entorno.

Debes tener en cuenta el espacio que rodea al jardín, el estilo de arquitectura que lo limita, sus colores, materiales. Debemos analizar todo para crear un diseño basado sólo en varias ideas claras y con mucha fuerza.

2. Estructura clara.

Las líneas en las que se organiza el jardín han de estar muy bien definidas, consiguiendo dar una continuidad en el espacio. La organización se ha de basar en zonas muy diferenciadas, creando contrastes entre los distintos materiales y la vegetación. Intentaremos utilizar líneas geométricas combinándolas en algunas ocasiones con cambios de ritmo con formas naturales o materiales distintos.

Si tenemos una pared que limite el jardín debemos utilizarla como un fondo uniforme sobre el que ir creando nuestra composición.  Podemos mostrar algunos materiales en su versión más original, como el hormigón visto o maderas preparadas para el exterior pero con aspecto natural.

3. La gama de colores que elijamos será básica para lograr un espacio elegante. Optaremos por colores naturales y discretos. Si queremos incluir algún color fuerte podemos hacerlo, pero sólo uno, creando contraste con el resto de elementos.

4. Mobiliario minimal.

Si queremos crear zonas de relax y contemplación en nuestro jardín hemos de tener en cuenta que la elección del mobiliario de jardín exterior debe ser adecuada e ir en consonancia con el estilo. Piezas de líneas sencillas, dentro de la gama cromática elegida y con un diseño neutro.

5. Iluminación pensada y ordenada.

El aspecto nocturno de nuestro jardín será muy importante. La colocación de luces no ha de ser excesiva. Debemos decidir qué puntos de interés debemos iluminar y las focos indirectos a incluir para mantener una luz de ambiente.

6. El agua, fuente de calma.

Este elemento es el máximo exponente de la tranquilidad y el orden. Puede ser un gran aliado en nuestro jardín minimalista, siempre y cuando lo incluyamos del modo correcto. Debemos encontrar un diseño de líneas simples y decidir a qué nivel incluirlo, si a ras del suelo, como una lámina de agua o piscina, o a través de una fuente decorativa para el jardín o un estanque en altura. En cualquier caso debemos buscar que sean aguas tranquilas, sin demasiado movimiento que rompa nuestro ambiente sosegado.

7. La vegetación en su justa medida.

A la hora de incorporar elementos vegetales hemos de ser muy cuidadosos. El número de plantas será limitado y combinando pocas especies. Debemos tener en cuenta los colores que queremos incluir y también si queremos que alguna especie tenga el protagonismo en el jardín.

8. El actor principal.

Quizás hemos decidido tener una especie vegetal que domina la escena, como un árbol. En este caso, deberá ser en solitario y de una especie de poco tamaño o controlable en su crecimiento, como puede ser un olivo, un tejo o un arce japonés. Deberá estar en un lugar predominante del patio y con luz que lo realce en la oscuridad.

9. Superficies uniformes.

Si tenemos espacios amplios que queremos tratar de manera uniforme nuestros mejores aliados son el césped y la grava o arena.

El césped funcionará bien si queremos cubrir una superficie con efecto moqueta, utilizando tanto el natural como el artificial para jardines que busquen poco mantenimiento. Este lienzo verde podemos compaginarlo con elementos como piedras decorativas, caminos de losas, etc.

Si queremos utilizar arena o grava podemos inspirarnos en las líneas de los jardines japoneses, también combinables con otros elementos, creando formas, pero sin dibujar ondulaciones, esa opción la dejaremos para los patios de estilo zen.

10. Juego de plantas.

Como hemos indicado anteriormente, el número de especies distintas que utilizaremos será limitado, pero también será muy estudiado. Debemos tener en cuenta colores, tamaños y cómo combinarlos entre sí. Podemos crear jardineras o espacios delimitados donde desarrollar nuestras creaciones con esquemas que combinen distintos tamaños y den un toque natural al resto del jardín, con líneas más sobrias.

Una cosa muy a tener en cuenta será la floración y sus colores. Sería ideal que todas las especies la tuvieran en el mismo color, y este dependerá del estilo que sigue nuestro patio. Si queremos dar un toque luminoso y elegante, sin arriesgar, el blanco será nuestro color.

El jardín minimalista tiene muchas virtudes. Tiene un aire muy sofisticado y si el diseño es el correcto, podemos tener un patio con un mantenimiento mínimo, que luzca siempre fantástico. Eso sí, para conseguirlo deberemos conseguir un diseño y una ejecución en obra perfectos, donde cada detalle esté cuidado y rematado. Para ello nada mejor que dejarlo en manos profesionales de confianza, como nuestro equipo Natural Gardens.

Inspiración

Tendencias de Paisajismo para 2018

El paisajismo y la jardinería son disciplinas con ritmos especiales. A primera vista nos podría parecer que viven al margen de modas y estilos, pero nada más lejos de la realidad. Al igual que el resto de artes arquitectónicas, las tendencias marcan las líneas de ruta estética en las que se basarán los diseños de jardines. Algo que sí diferencia al paisajismo del resto es que el ambiente creado cambia con el tiempo, siguiendo el proceso de las especies naturales y el comportamiento de los materiales a la intemperie. Hecho que hace de esta arte interpretativa algo cautivador.

La mejor época para comenzar la creación o reforma de nuestro jardín comienza ahora. Tendremos tiempo para definir un proyecto a medida de las condiciones que nos marca el lugar y al gusto de quien vaya a disfrutar de ese espacio.

Si estás planteándote poner en valor tu jardín y llevar a cabo un proyecto, pero aún no sabes qué corriente seguir, aquí explicamos las tendencias que marcarán la próxima temporada.

  • En busca del paisaje natural

Después de unos años en que el minimalismo y los diseños geométricos ordenados han sido los protagonistas de los jardines, llega una corriente que pretende hacer de nuestro patio un lugar más cercano, imitando las formas de la naturaleza y mezclando distintas especies para crear composiciones en las que los distintos tamaños, estilos y colores nos enamorarán a primera vista. Los paisajes naturales serán el mayor exponente del paisajismo.

  • Materiales y plantas locales

Tener en cuenta los aspectos locales en el proyecto es algo básico. Nos harán entender el entorno y nos ayudarán a descubrir el comportamiento de los materiales y las especies vegetales en el clima de la zona. Todo esto nos garantiza adaptabilidad y vida útil, además de dar un caracter diferenciador con las tendencias globalizadas.

  • El jardín llega al interior de la casa

La naturaleza cada vez atrae a más adeptos y nadie quiere renunciar a vivir acompañado de un pedazo de ella, una muestra de ello son los espectaculares diseños de jardines verticales que se incorporan en el interior del hogar. Esta tendencia será la calve para los que no tienen jardín o los que sí lo tienen, pero quieren disfrutar de un interiorismo vegetal. Las plantas de interior tomarán nuestras casas, algo que merecerá un capítulo a parte.

  • Las praderas llegan para quedarse

Después de haber vivido el reinado del césped, la sociedad de hoy demanda una estética más natural, alejada de las formas marcadas y el color uniforme del mismo. La mezcla de semillas nos ayudará a recrear una pradera, aportando una estética natural y de gran diversidad. Si buscamos también una economización de cuidados, tanto de riego como de mantenimiento, esta también es una buena opción, ya que podemos estudiar qué especies se pueden adaptar mejor al entorno inspirándonos en los valles locales.

  • Crear jardines en lugares olvidados

Hoy en día el espacio es un valor al alza. Todos esos rincones a los que se les había dado la espalda tendrán su momento de gloria convirtiéndose en pequeños jardines con multitud de posibilidades. Si tienes un patio de manzana, un corredor, una medianera abandonada o un patio de luces que te aterra, decídete y convierte ese lugar escondido en uno que potencie el valor de tu casa y te ofrezca un respiro natural.

  • Combinación de materiales modernos con vegetación

Arquitectura y paisajismo siempre van de la mano. En muchos casos buscamos un elemento natural para poner en valor un espacio, hacer destacar un lugar o crear un juego de relieves. El próximo año veremos muchas combinaciones de materiales como bloques prefabricados, placas metálicas o vidrios, que interactuarán con especies vegetales, creando una sinfornía de colores y texturas inigualable.

  • Combinar el jardín con elementos de ocio

Los espacios compartidos cobran protagonismo. El jardín no será sólo un lugar para observar, sino que para vivirlo, y hacerlo en perfecta consonancia con las formas naturales que marcan el paisajismo. Se acaban los tradicionales columpios o barbacoas y se buscan elementos activos que de adaptan al entorno y se funden en él creando espacios dinámicos y llenos de posibilidades lúdicas.

  • La huerta en casa

Año tras año crecen los amantes de las huertas. Estos años atrás se han incluido en lugares improvisados, pero incluirlas en el diseño de tu jardín hará que el proyecto conecte contigo profundamente, manteniendo una relación directa con estas plantas comestibles que nos harán sentir únicos en nuestras comidas.

Mostrar categorias
Up